Corrupción y otras malas hierbas

17 febrero, 2012

Tras estar intercambiando varios twitts con @JuanGomezJurado @anais_ig  y @josarozena, me he decidido a escribir este artículo sobre la corrupción en Suecia, desde mi humilde punto de vista y con una experiencia de 2 años viviendo aquí, no es mucho tiempo, pero siempre he sido como una esponja y quien me conozca sabe muy bien que a veces soy bastante preguntón.

Mucho se mitifica a Suecia (hay varios artículos en este blog que los desmienten), y uno de esos mitos es que no existe corrupción y eso no es del todo cierto, creo que corrupción, ladrones, estafadores y otras malas hierbas existen en todas partes, creo que lo llevamos en los genes… unos más que otros, que por muy santos que seamos siempre hemos tenido ese pensamiento de “y si…”, pero luego es cuando tiene que venir el sentido común y obrar con respeto a los demás y aplicarse la frase “no hagas aquello que no quieras que te hagan a ti”, pero siempre hay gente descarriada, necesitada de emociones fuertes. En algunos países como España (que es el que conozco bastante bien), cruzar esa linea siempre ha sido fácil, además si te pillan el castigo a veces es inferior a los beneficios que te ha aportado ese riesgo, además si no lo has hecho la gente piensa que “eres gilipollas”, “un tonto”, y es que la mentalidad “si lo hacen los demás porque no lo voy a hacer yo” o “es que si no tomas el pelo te lo toman a ti” y lo bien que queda decir “mira, me han hecho esto sin IVA”, “les he podido sacar esto sin que se den cuenta” o “mira que bien, me han devuelto mal el cambio”, es un pensamiento negativo, no sólo para la persona en sí sino que esto induce a una espiral sin fin donde al final todos somos unos corruptos y quien no lo es, es tonto.

En esta espiral entra desde nuestro vecino hasta el presidente de nuestra comunidad (tanto de vecinos como autónoma), banqueros, el barrendero, nuestro hijo,… aquí podemos entrar todos y es que la cultura del pillín y el estafador viene de años, de siglos, incluso diría que sus orígenes son religiosos, especialmente del catolicismo, donde incluso hoy en día pagar cierta de cantidad de dinero al clero te puede suponer unos beneficios que otros no pueden, creando así una fisura social y económica, donde los que no pueden optar por estos beneficios por no haber nacido en una familia bien se ven “forzados” a obrar con malicia movidos principalmente por envidia. España, un país católico, apostólico y romano, donde entre sus cortinas se cuecen los más oscuros secretos, desde sobornos para comer carne en Semana Santa hasta tener el perdón de Dios a cualquier tipo de pecado (incluido el asesinato) a cambio de un puñado de monedas, y es que así es como ha funcionado nuestro país y este es el legado que tenemos.

Ahora nos vamos a Suecia, un país luterano desde 1.530, una variante religiosa al cristianismo creada por Lutero en 1.517 , una denuncia a los desmadres que tenía la religión cristiana en esa época. Entre otras cosas el luteranismo no cree en la confesión, quien te juzgará es Dios y no un cura, porque Dios todo lo ve, y como todo lo ve y es el único que te va a juzgar, no hace falta que te escondas. ¿Persianas? ¿cortinas? esto no existe en Suecia, como mucho en verano al tener muchas horas de sol solemos pasar la cortina por la noche (que aun hay sol) pero el resto del día las ventanas están sin nada que las cubra, puedes pasear por la calle y ver lo que hace la gente en sus casas, pero lo más curioso es que no ves a nadie mirando por la ventana, ese espíritu de curiosidad que roza el “chafardeo” es casi anecdótico y es que por norma general aquí a la gente no le gusta juzgar a los demás… porque por tradición luterana, quien te juzgará es Diós.

Un país que lo ha pasado muy mal, hambrunas muy severas, migraciones millonarias,… han hecho que aunque sean personas frías a nivel individual, el concepto “social” está muy arraigado porque la comunidad ayuda a superar los momentos difíciles y aquel que rompa esta normalidad es duramente castigado, es por eso que ser aquí corrupto es algo más difícil que en España, primero por la cultura luterana y segundo y muy imporante que tus datos son públicos, todo el mundo puede tener acceso a lo que tienes y si incumples las reglas el peso de la ley va a caer sobre ti como un yunque caído desde el ático el Empire States.

No tengo muchas anécdotas en este aspecto, pero os cuento un par, hace unos meses una delegación sueca fue a Nueva York en viaje diplomático, las cuentas son públicas así que los gastos de ese viaje se hicieron públicos y la sociedad sueca encontró que eran demasiado caros, además lo compararon con otra delegación que fue a Washington, más personas y más días y se gastaron menos, y no os podéis imaginar la que se armó porque habían gastado de más. Luego el secretario general del partido socialista cometió una irregularidad y es que cobró una ayuda por un segundo apartamento que tiene, cuando por su situación no debería haberla cobrado (no estoy hablando de millones, sino más bien de minucias), pues la sociedad sueca lo castigó de tal forma que según las estadísticas de opción de voto, el partido socialista va a la deriva como el Titánic.

Por otro lado, hecha la ley, hecha la trampa, por ejemplo una empresa pesquera sueca, como por imposiciones de la UE y de Suecia no podía pescar más de tantos kilos al año decidió cambiar de país y poner su empresa fuera y así poderse saltar las limitaciones pesqueras, luego otro ejemplo es IKEA, una empresa sueca, pero que no lo es tanto porque apenas pagan impuestos a Suecia, aunque por otro lado son unos grandes vendedores de este país como marca.

Una cosa buena y que mantiene a ralla a los corruptos y estafadores es que toda la información es libre y accesible a todo el mundo, luego el control de hacienda es muy intenso, por ejemplo, los bares y restaurantes tienen un cajita parecida a un módem conectada a la caja registradora donde todo lo que entra y sale va directamente a sus oficinas, lo comparan con tus facturas y si compras más de lo que vendes es que estás vendiendo en negro y… ZASSS!!! inspección!!!

En resumen, por una parte los políticos y el poder económico tienen que dar ejemplo, pero por otra parte la población tiene la obligación no sólo de seguir las normas sino que tiene que ser exigente y no pensar “si este ha robado, yo también puedo hacerlo” porque así no se construye una economía fuerte, sino que con ese pensamiento nos vamos todos al traste, es por eso que hay que tener mano dura ante estas situaciones y ser exigente y pensar de otra forma, pensar “si yo pago mis impuestos, ¿por qué este no?”.

En futuras entradas y algún vídeo os contaré más anécdotas sobre este tema tan interesante, incluso puede que tenga a algún invitado que nos cuente sus aventuras.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

One comment on “Corrupción y otras malas hierbas

  1. Totalmente de acuerdo con este artículo. De hecho puedo dar fé en lo de la “falta de privacidad” en las casas, puesto que he vivido en Inglaterra varios meses y allí tampoco tienen persianas. Es más, alguna vez hemos visto cosas del tipo parejas copulando, personas duchandose o desayunando desde la calle o montados en un tren. Allí la gran mayoría es protestante, doctrina que tiene su base en el luteranismo.

    Lo dicho, que a la gente le gusta más que le roben para luego cotillear en la prensa rosa y en el sálvame que oponerse.

Haciendo el sueco © 2017