Más vale tarde que nunca

19 Mayo, 2011

(Imagen de Juan Pablo Vintimilla)

Ya hacía meses por no decir años que la situación en España era preocupante y desde fuera aun se veía más clara, no os podéis imaginar la de charlas que hemos tenido entre españoles sobre la precaria situación en España, no sólo a nivel político ni económico sino a nivel ético y tarde o temprano tenía que estallar y parece que así está pasando.

Desde Suecia así como desde cualquier otro país nos preocupa la situación en España, hay gente que ha emigrado a otros países por amor, otros por estudios, por trabajo o por que no tenían trabajo y quieras o no, cuando descubres una nueva cultura empiezas a comparar y te das cuenta que el sistema está podrido desde las entrañas y no me refiero a los políticos sino la masa, la gente, que parece más preocupada por otras cosas como el fútbol que por su empleo y su vida.

Cuando en Francia la gente salía a las calles, así como en Italia, Grecia, Bélgica o Islandia, ¿qué hacía España? mirar el fútbol, la selección española ganaba la Copa del Mundo mientras el Gobierno recortaba derechos que costaron muchos sacrificios conseguir, las empresas seguían despidiendo a gente y la economía caía en un oscuro pozo sin fondo.

Pero por fin parece que España despierta de su letargo y la gente se da cuenta que las cosas no pueden seguir así, hay que actuar pero las cosas no van a ser fáciles, llevamos a nuestras espaldas muchos años llenos de malas costumbres y va a ser difícil resetear el sistema, pero es necesario.

Hay cosas que no entiendo de España y habría que cambiarlas como…

– Es imposible creer que políticos imputados por corrupción se presenten a las elecciones municipales o sencillamente sigan sentados en su butaca sin que pase nada, es más, incluso algunos se ven reforzados en las estadísticas. Lo siento, pero una persona con dos dedos de frente no puede votar por políticos así.

– No es normal que empresas como Telefónica se pasen por los innombrables requerimientos de estamentos como la Unión Europea, paguen multas millonarias por su mala gestión y luego sean los ciudadanos los que pagan su mala cabeza.

– Son cansinos los contínuos ataques entre partidos políticos sin que aporten nada, aprovechando el terrorismo, el paro, la situación internacional y todo lo que puedan para ponerse medallas.

– La poco honestidad de los dirigentes, nunca reconociendo sus errores y sin responsabilizarse de sus actos.

Pero el cambio no tiene que venir sólo de los que nos mandan, sino de todos, tenemos que dar ejemplo y ser exigentes no sólo para los demás, sino también para nosotros mismos.

Espero que con estas acampadas los políticos aprendan y vean que son ellos los que deben estar al servicio de la sociedad y no al revés.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Haciendo el sueco © 2017